Hoy se reinician audiencias caso Saab. Mis aportes (2)

Carlos Ramírez López @DrLeyCRL @CarlosRamirezL3

Foto: Carlos Ramírez López entrando a la Fiscalía.

Se reinicia el debate procesal ante la Corte Federal del Distrito Sur de Florida sobre el juicio que allí se sigue contra Alex Saab acusado por la Fiscalía Federal por el delito de conspiración para cometer lavado de dinero en Estados Unidos lo cual implica pena de 20 años de prisión.

La acusación en principio comprendía 8 cargos pero en virtud de que el proceso de extradición no puede concederse para que la persona sea juzgada por hechos distintos a los tipificados en la ley del país de la captura, la fiscalía aceptó eliminar 7 de dichos cargos por lo que solo quedó el antes mencionado de lavado de dinero.

Este proceso estaba suspendido por la petición del procesado de litigar primero sobre la protección diplomática que alega a los fines de que se le reconozca haber estado gozando de inmunidad al momento de la detención y allí está ahora mismo el punto de inicio del proceso.

El pasado domingo publiqué mis propias opiniones y aportes al proceso lo cual generó muchas respuestas de parte de los defensores de Saab lo cual me lleva a formular este agregado a mis razonamientos anteriores.

En Cabo Verde hubo una completa actividad defensiva de Saab cuyo punto fuerte fue el de la cualidad diplomática y la protección que de la misma reclamaban. Allí estuvo representado por un equipo de abogados de primera categoría, los mejores de aquel país: José Manuel Pinto, Rutsel Silvestre y Joao do Rosario reforzados por el muy conocido Baltasar Garzón. Fueron 17 meses de duro combate judicial que recorrió las dos instancias de base en los tribunales para luego pasar a la Corte Suprema de la isla y luego a su Corte Suprema de Justicia donde terminó el recorrido ordinario generando una sentencia en grado de cosa juzgada formal que es aquella que ya no cuenta con más instancias. Quedó así aprobada la extradición pedida por las autoridades norteamericanas.

Terminado el mencionado trámite ordinario, la defensa apeló al máximo medio de impugnación como fue un recurso de amparo que ejercieron ante la Corte Constitucional el cual también les fue denegado quedando así también sellada la categoría procesal de cosa juzgada material, la última palabra de la ley, la verdad inimpugnable.

Ya en Estados Unidos el señor Saab también respaldado por un fuerte equipo de profesionales del derecho logró que se aplazara el debate sobre el delito imputado para dar paso en primer lugar al tema de la alegada inmunidad diplomática que al serle reconocida debiera decretarse la libertad del extraditado procesado.

En artículo anterior formulé una serie de conceptos con la idea de apoyar la acción de la justicia contra la actividad delictiva de Saab que ha significado un crimen continuado contra Venezuela, por lo que sus partidarios políticos desataron una fuerte actividad en las redes para contradecirme, y allí fundamentalmente han dicho que Alex Saab es venezolano por naturalización y que su designación diplomática por el gobierno de Maduro debe ser respetada concediendole el goce de inmunidad.

He sostenido y repito que esos argumentos requieren una actividad probatoria en el sentido de que la venezolanidad fue legal y verdaderamente adquirida lo cual tendría que ser materia de pruebas sin que baste lo que diga el pasaporte que le confirió el gobierno de Maduro quien además de no ser reconocido, ni él ni sus actos por este país, está el hecho de que como es público, notorio y comunicacional, es práctica consuetudinaria del mismo fabricarle nacionalidad a otros extranjeros terroristas.

Pero es que no solo Saab no es funcionario diplomático venezolano sino que ni siquiera es venezolano ya que no siguió el trámite probatorio correspondiente sobre permanencia ininterrumpida en el territorio por mínimo de 5 años que establece el artículo 33 de la Constitución, lo cual por cierto aparece desmentido por el pasaporte diplomático que igualmente le otorgó Antigua y Barbuda. Tampoco Saab realizó el trámite correspondiente para obtener la necesaria Carta de Naturalización, ni ello se publicó en gaceta Oficial.

Agregado a lo anterior tenemos que Saab siendo un prófugo de la justicia colombiana fue protegido por el gobierno de Antigua y Barbuda, específicamente por su primer ministro Gaston Browne quien estando perseguido por la justicia de aquel país le dio nacionalidad Barbuense y también lo dotó de pasaporte diplomático. Por cierto que este funcionario Barbuense fue el mismo que presentó en la OEA la petición de devolver al gobierno de Maduro a la OEA, individuo este que lo que debiera es estar igualmente juzgado por cómplice.

Otra razón para desconfiar del pasaporte diplomático dado por Maduro a Saab es que éste estuvo precedido de una serie de actuaciones que le generaron persecución penal en Colombia, Ecuador, México, entre otros países.

Por todo eso resulta obvia la necesidad de que el debate sobre la cualidad diplomática de Saab, si es que se abre, incluya con prelación su venezolanidad con pruebas suficientes de que se realizó todo el trámite previo a su obtención.

Finalmente unas precisiones sobre el tema de la cosa juzgada

La teoría de la impugnabilidad del proceso judicial abarca dos ángulos que comprende dos aspectos, uno es respecto a la actividad recursoria que cuando se agota se está en lo que se denomina “cosa juzgada en el plano formal”. pues ya no quedan más recursos dentro del trámite.

Lo otro es la “cosa juzgada material” que consiste en la improcedencia de plantear el mismo tema en otro proceso tratando de conseguir un pronunciamiento diferente.

Ahora bien, en el caso Saab es un absurdo pretender volver a discutir en EEUU lo que sentenció el sistema judicial de Cabo Verde tanto en el trámite ordinario en sus dos instancias y confirmado en Casación invistiendo lo decidido con autoridad de cosa juzgada formal y luego alcanzando también el grado de cosa juzgada material cuando se agotaron las vías ordinarias de impugnación y que luego recurrido como fue por vía de un amparo ante el tribunal constitucional fue denegado.

Esto evidencia que el caso está fuera de toda posibilidad de ser planteado de nuevo en Cabo Verde, y más aún en EEUU donde mal puede pensarse que se tenga competencia para juzgar lo decidido en aquel proceso.

Es inimaginable que la Corte de Florida sentencie reconociéndole validez al pasaporte en cuestión, también la cualidad de ciudadano venezolano, también de diplomático venezolano, también que gozaba de inmunidad diplomática al momento de la detención, que ésta fue arbitraria e ilegal y que en consecuencia ordene su libertad, eso seri una sentencia “contra natura

Véase la declaración de Juan González. Fiscal del caso:

BUCtTlEVns6IwLS7.mp4

--

--

Abogado Venezolano litigante con 40+ años de experiencia. Especialista en Derecho Procesal, Penal, Civil y Constitucional. Estudios en Cortes Internacionales.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Carlos Ramirez Lopez

Abogado Venezolano litigante con 40+ años de experiencia. Especialista en Derecho Procesal, Penal, Civil y Constitucional. Estudios en Cortes Internacionales.